|La pobreza que no vemos

Veteranos de
Nueva Orleans
se liberan de la
falta de vivienda

por Laura McKnight

Presentado por Microsoft News en asociación
con Spotlight on Poverty and Opportunity

Después de pasar seis años como miembro activo del ejército, Randy Joiner, de 56 años, contó que le fue sumamente defícil encontrar un empleo constante en su ciudad natal de Nueva Orleans. Algunas veces encontraba empleos temporales en construcción o seguridad, pero aún vivía en un refugio del Ejército de Salvación cuando llegó el huracán Katrina.

Después de Katrina, vivió con un amigo hasta que pasó el auge de construcción que trajo la tormenta, y después estuvo durmiendo en los sofás de diferentes amigos y en varios refugios de emergencia.

Charles Oldstein, un veterano de la fuerza aérea, vivió durante varios años en los estacionamientos de los centros comerciales de Nueva Orleans, pidiendo dinero en la calle para sobrevivir.

Acciones para que los veteranos no se queden sin hogar

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, se dirigió a una multitud en el Museo de la Segunda Guerra Mundial de la ciudad el 4 de julio de 2014, con una declaración sorprendente: dijo que todos los veteranos de Nueva Orleans tendrían un hogar al final del año.

Esto parecía un sueño imposible. Ninguna comunidad había logrado erradicar la falta de hogar entre un grupo de habitantes en particular. Además, la fecha límite era un gran desafío, especialmente para una ciudad que no tenía un buen modelo de eficacia burocrática.

Pero lo lograron. Durante los siguientes seis meses, los trabajadores y voluntarios de UNITY of Greater New Orleans, el líder de un grupo colaborativo que incluía unas 60 organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro, hicieron un enorme esfuerzo para encontrar hogares para todos los veteranos, como Joiner y Oldstein. La ciudad no solo hizo historia, sino que lo logró un año antes de la fecha límite establecida por la entonces primera dama Michelle Obama en el desafío que lanzó a los alcaldes de los Estados Unidos de encontrar hogar a los veteranos indigentes del país.

Author Laura McKnight

Laura
McKnight

DEC 2, 2019

Laura McKnight de Thibodaux, La., ha cubierto temas desde huracanes importantes y pérdida de tierras costeras hasta cacerías de caimanes y la vida nocturna de Nueva Orleans.

Hombre con gorra sentado a una mesa con una botela de agua

Charles Oldstein, de 59 años, oriundo de Nueva Orleans y veterano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, encajaba dentro de la definición federal de personas crónicamente sin hogar, a veces viviendo en estacionamientos y otras áreas al aire libre. El encargado del caso de Oldstein en Volunteers of America lo encontró merodeando en una intersección de Nueva Orleans, rodeado de insectos, en junio de 2019. Al mes siguiente, Oldstein se mudó a una vivienda permanente. Fotografía de Laura McKnight.

Cinco años después, Nueva Orleans sigue con un nivel de “cero funcional” en cuanto a la falta de hogar para los veteranos: los veteranos que viven en las calles, en edificios abandonados o en refugios de emergencia deben pasar a un hogar permanente en un promedio de 30 días, a menos que ellos rechacen la oferta. La ciudad ha cumplido estos objetivos durante casi cinco años consecutivos, incluso al pasar por una crisis de vivienda económica, excepto por una semana en la que el promedio llegó a 30.5 días y superó por medio día el estándar estricto de la ciudad. Todas las demás semanas, el promedio se ha mantenido en 30 días o menos, y con frecuencia baja a entre 15 y 17 días.

La transición de Oldstein desde las calles hacia un hogar duró menos de un mes y estuvo agilizada por el proceso mejorado de la ciudad para encontrar hogares para los veteranos, y gracias a la ayuda de su gerente de caso de Volunteers of America.

“El futuro se ve mejor cuando tienes un hogar”, dijo Oldstein.

Aunque Nueva Orleans está logrando este objetivo, la falta de hogar entre los veteranos del resto del país sigue siendo un problema importante y desolador. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano calcula que unos 40,056 veteranos no tienen hogar. La Coalición Nacional para los Veteranos Sin Hogar calcula que alrededor de 1.4 millones de veteranos más están en riesgo de perder su hogar por motivos de pobreza, falta de redes de apoyo y por las condiciones tan desfavorables de las viviendas sobrepobladas o que no cumplen los estándares mínimos.

Por lo tanto, además de asegurarse de que los veteranos de la región siempre tengan acceso a un hogar, Nueva Orleans se ha convertido en un modelo de la manera en que otras ciudades pueden enfrentar este problema.

La experiencia de Nueva Orleans “definitivamente ayudó a todo el país a buscar una solución”, afirmó Martha Kegel, directora ejecutiva de UNITY of Greater New Orleans.

CÓMO PUEDES AYUDAR

Ayuda a proporcionar lo esencial de la vida a nuestros veteranos, o conecta con un programa de contratación de veteranos.

Urgencia, creatividad y enfoque total

Kegel y otros líderes importantes de la iniciativa hablan de la urgencia, la creatividad y el enfoque como los factores más importantes para impulsar el éxito de la ciudad. Landrieu, hijo del antiguo alcalde Moon Landrieu y hermano de la antigua senadora de Louisiana Mary Landrieu, se ganó el adjetivo de “implacable” al perseguir este objetivo, y otras personas adoptaron este mismo enfoque.

Aunque fue muy innovador, el desafío para erradicar la falta de hogar entre los veteranos propuesto por el alcalde de Nueva Orleans también aprovechaba los recursos, las sociedades y las estrategias que ya existían en la región, muchos de los cuales se desarrollaron para contrarrestar un panorama de vivienda devastado por los huracanes Katrina y Rita en 2005.

Las tormentas destruyeron o dañaron severamente el 70% de todas las unidades ocupadas en la ciudad, lo que provocó que UNITY y otros grupos solicitaran directamente al Congreso de los Estados Unidos 3,000 cupones de vivienda de apoyo permanente (Permanent Supportive Housing, PSH), la mayoría de los cuales se utilizaron en el área metropolitana de Nueva Orleans. El número de habitantes del área de Nueva Orleans que ocupaban unidades de vivienda de apoyo permanente aumentó de 519 en 2005, a 1,285 en 2009, y 3,462 en 2019.

Además, las agencias locales y federales adoptaron un modelo de “vivienda primero”: una filosofía que le da una mayor prioridad a ofrecer vivienda permanente y económica para las personas como cimiento para mejorar su vida, sin requerir que estas cumplan ciertas condiciones o resuelvan ciertos problemas, como la salud del comportamiento, a manera de requisito previo. También se implementaron otras estrategias clave, como: la elección del cliente (permitir a las personas que eligieran entre diferentes opciones de vivienda); el uso de navegadores de vivienda para guiar a las personas por el proceso de adquisición de un hogar; los buscadores de viviendas (personas que desarrollan relaciones con arrendatarios dispuestos a aceptar cupones de vivienda); y un grupo de asesoría formado por representantes del ejército, quienes ayudaron a Landrieu a desarrollar la política.

“La capacidad de ayudar a los veteranos sin hogar depende en gran medida de la habilidad de la organización para crear conexiones con la comunidad”.

— Fernando O. Rivera, director del Sistema de Salud para Veteranos del Sureste de Luisiana

Algunas de estas iniciativas se derivaron de la adopción por parte de la ciudad de los objetivos y las estrategias incluidas en la propuesta “Abrir puertas” del presidente Obama, las cuales incluyeron la “iniciativa de 25 ciudades” y otras que tenían el objetivo particular de erradicar la falta de hogar entre los veteranos. Para el año 2011, UNITY y sus socios ya habían comenzado a trabajar más de cerca con la Asociación para los Veteranos (VA) para erradicar la falta de hogar entre los veteranos, lo que se debió en parte a las iniciativas orientadas a este grupo en particular. En 2013, la colaboración entre la VA y los oficiales de la ciudad llevó a Nueva Orleans a fundar el primer (y único) Centro de Referencia y Recursos Comunitarios (CRRC), el cual atiende tanto a veteranos como a personas que no estuvieron en el ejército. Más tarde, Nueva Orleans inauguró un refugio con pocos requisitos de entrada en la planta superior del CRRC, el cual atiende tanto a veteranos como a personas que no estuvieron en el ejército. Tanto Sam Joel, un asesor de política de Landrieu que ayudó a impulsar la iniciativa, como Fernando O. Rivera, director del Sistema de Salud para Veteranos del Sureste de Luisiana, afirman que la capacidad de compartir dichos recursos beneficia a los veteranos sin hogar al reunir una gran variedad de servicios comunitarios bajo el mismo techo.

“Es imposible obtener estos resultados en una ciudad, especialmente en una ciudad como la nuestra, a menos que las personas estén dispuestas a hacer un compromiso a largo plazo e incluir a cualquier otra persona que desee contribuir”, afirmó Rivera. “La capacidad de ayudar a los veteranos sin hogar depende en gran medida de la habilidad de la organización para crear conexiones con la comunidad”.

En el entorno local, Landrieu también había comenzado a trabajar con UNITY y sus socios para crear un plan con el objetivo de erradicar la falta de hogar en 10 años.

“Al contar con ese liderazgo y con las relaciones sólidas que habíamos desarrollado en los años anteriores, realmente pudimos ponernos en marcha”, afirmó Joel durante un seminario web en 2015, el cual tenía el objetivo de inspirar a otras ciudades a erradicar la falta de hogar entre los veteranos.

En el mismo seminario web, Kegel mencionó que una de las fortalezas de la ciudad era el conjunto de estrategias y sociedades forjado mediante la experiencia compartida de la falta de hogar después del huracán Katrina. Rivera estuvo de acuerdo y mencionó que la VA tuvo que reconstruir su hospital en Nueva Orleans y que algunos de los miembros del personal de esta asociación también perdieron sus hogares, lo que generó un sentimiento de empatía con las demás personas sin hogar.

“En situaciones como esta, se aprende lo que significa tener lo necesario y perderlo todo”, afirmó.

Sin embargo, a pesar de las grandes disminuciones en los niveles generales de falta de hogar (entre 2007 y 2014, Nueva Orleans disminuyó el nivel general de falta de hogar en un 83%), la ciudad aún tenía uno de los índices de veteranos sin hogar per cápita más altos del país. Ese problema aún requería una solución específica.

¿Qué significa erradicar la falta de hogar entre los veteranos?

Las agencias tienen muchas definiciones diferentes para los términos “falta de hogar”, “veterano” y “erradicar la falta de hogar entre los veteranos”.

Al aceptar el “desafío para erradicar la falta de hogar entre los veteranos” propuesto por el alcalde, UNITY of Greater New Orleans y sus socios primero tenían que definir cada uno de estos términos en el contexto de la iniciativa local.

Los líderes decidieron utilizar una definición amplia del término “veterano”, la cual incluye a cualquier persona que haya estado en el ejército, independientemente de la rama o las circunstancias en las que haya salido del mismo.

Los líderes de la iniciativa decidieron enfocarse en un subconjunto específico de veteranos sin hogar: aquellos que viven a la intemperie, en edificios abandonados, en otros sitios no diseñados para la vivienda o en refugios de emergencia. La iniciativa no incluyó a los veteranos que viven en hogares de transición.

La terminología y las definiciones utilizadas para describir el concepto de “erradicar la falta de hogar” varían según la agencia y la localidad. El Consejo Interagencias para la Falta de Hogar en los Estados Unidos, que certifica a las ciudades que han logrado erradicar la falta de hogar entre los veteranos, aplica una definición similar, pero utiliza un promedio de 90 días o menos en lugar de 30 días.

La definición que utiliza Nueva Orleans puede ser la más estricta de todo el país: cada veterano recién descubierto viviendo en las calles o en un refugio de emergencia recibe un hogar permanente dentro de un período de 30 días a partir de la fecha en que lo encuentran, a menos que el veterano decida participar en un programa de tratamiento de más largo plazo.

"El alcalde quiere que te mudes hoy mismo"

Un hombre con corbata se sienta detrás de un escritorio en una oficina.

Fernando O. Rivera, director del Southeast Louisiana Veterans Healthcare System, dijo que en su primer día de trabajo en enero del 2015 habló con el entonces alcalde Mitch Landrieu sobre los problemas de los veteranos, incluidos los que no tienen hogar. La Administración de Veteranos jugó un papel importante en llevar el número de veteranos sin hogar en Nueva Orleans a un “cero funcional”. Fotografía de Laura McKnight.

Al analizar los factores del éxito del esfuerzo realizado en Nueva Orleans, los líderes locales y nacionales hablan de la pasión de Landrieu como uno de los ingredientes clave.  Rivera afirmó que, en su primer día de trabajo en Nueva Orleans, en enero de 2015, Landrieu lo llamó a su oficina para hablar sobre la falta de hogar entre los veteranos, entre otros temas.

El mismo Landrieu se aseguró de que los dos últimos veteranos sin hogar recibieran una vivienda al final de la iniciativa. Según Kegel, los veteranos dijeron que querían una vivienda, pero se mostraban nerviosos con el proceso para mudarse, por lo que la iniciativa se extendió hasta el 2 de enero de 2015.

Dijo que los veteranos seguían expresando motivos por los que no se podían mudar, “hasta que les dijimos ‘El alcalde quiere que te mudes hoy mismo'”. Esta estrategia funcionó.

De acuerdo con Kegel y otras personas, la decisión de Landrieu de establecer una fecha límite tan próxima y anunciarla en un entorno “muy público” con cámaras de televisión fue fundamental.

“No podríamos haber hecho esto sin tener la fecha límite”, afirmó.

Según Kegel, la presión de la fecha límite generó un sentido de urgencia e innovación, lo que ayudó a la VA a pensar en nuevas opciones para abrir las líneas de comunicación y disminuir el tiempo necesario para obtener cierta información esencial, como la verificación del estado de los veteranos y su elegibilidad para los programas de la VA, que solía ser de varios días o semanas y se redujo a 24 horas. La verificación del estado de los veteranos y su elegibilidad para los programas de vivienda de la VA representa uno de los primeros pasos para determinar el plan de vivienda de un veterano. Mark Johnston, un antiguo líder del programa para personas sin hogar de HUD que ahora dirige su propia empresa de consultoría, describió la aceleración del proceso para obtener información como un “factor decisivo” para otorgar viviendas rápidamente a los veteranos en un informe publicado en 2015.

Los líderes de la campaña buscaron la ayuda de la comunidad militar de la ciudad y reclutaron a 150 veteranos y miembros activos del ejército para que recorrieran las calles y las zonas de indigentes en busca de sus compañeros. Landrieu se reunió con varias docenas de arrendatarios de la región para invitarlos a trabajar con la Autoridad de Vivienda de Nueva Orleans y ofrecer casas para los veteranos.

El personal de UNITY realizó inspecciones previas de las viviendas para acelerar el proceso, en las que los trabajadores realizaban ajustes rápidos a los departamentos y llamaban a los inspectores de seguridad para que los visitaran dos o tres veces al día, con el fin de que se aprobaran las viviendas para los nuevos ocupantes (entre las que se incluyó un antiguo convento y escuela remodelado).

UNITY también presentó la lista maestra, una herramienta actualizada todos los días en la que se incluían a los veteranos sin hogar recientemente identificados y se realizaba un seguimiento del progreso de cada veterano para obtener una vivienda permanente. El director de investigación de UNITY trabajaba hasta altas horas de la noche para obtener los datos de veteranos sin hogar en los refugios de emergencia de la ciudad y se aseguraba de que los veteranos recientemente identificados pudieran comenzar el proceso para obtener una vivienda al día siguiente.

Los organizadores también hicieron un gran énfasis en los especialistas en vivienda, quienes guiaban a cada veterano a través de la gran cantidad de pasos necesarios para obtener un hogar, desde “acompañar los veteranos a obtener su acta de nacimiento” hasta “llevarlos a visitar diferentes departamentos”, de acuerdo con el informe de Johnston.

Las reuniones semanales entre los líderes eran esenciales para corregir cualquier defecto en el proceso, pues no existía ningún plan previamente diseñado.

“Ellos creaban la solución sobre la marcha”, afirmó Johnston. “Hacían los ajustes necesarios durante el proceso”.

Con la fecha límite siempre presente, los líderes colaborativos hicieron un gran esfuerzo para crear soluciones que superaran los retos burocráticos, combinaron los recursos disponibles de maneras poco ortodoxas y sortearon todos los obstáculos para asegurarse de que cada uno de los veteranos obtuviera un hogar.

Un desafío contra reloj

El gráfico de un termómetro que mostraba el progreso de la campaña se elevó hasta llegar a 227, que fue el número de veteranos que obtuvieron un hogar durante el desafío.  Conforme la temperatura del termómetro subía en el gráfico, el número de veteranos sin hogar se acercaba cada vez más al “cero funcional”, que fue un concepto creado para definir y erradicar un objetivo en movimiento.

Veteranos de Nueva Orleans mencionaron la falta de empleo estable como uno de los factores principales para su falta de hogar crónica.

Los veteranos de Nueva Orleans mencionaron la carencia de empleo estable como uno de los factores principales para su falta de hogar crónica.

Randy Joiner, que solía ser indigente, tenía que superar un sinfín de obstáculos para encontrar nuevos lugares para vivir, y estos obstáculos se hacían más difíciles al no tener una vivienda estable. Con ayuda de los gerentes de caso y trabajadores sociales de Volunteers of America, Joiner y Oldstein pudieron obtener una identificación estatal, que era necesaria para restablecer sus beneficios de discapacidad con el seguro social.

Oldstein mencionó que obtener la identificación estatal puede ser más difícil si una persona no tiene una dirección física.

Los veteranos sin hogar requieren que varias agencias trabajen juntas en todos los niveles para ayudarles con el empleo, el cuidado de la salud y otros temas necesarios para mantener su estabilidad.

“No es suficiente que cada uno haga su parte, realmente tenemos que trabajar juntos”, afirmó Rivera.

Hombre en shorts y camiseta de los New Orleans Saints parado en su cuarto

Randy Joiner, de 56 años, nativo de Nueva Orleans y veterano del Ejército de Estados Unidos, pasó años viviendo en sofás de amigos y en refugios de emergencia antes de encontrar una casa en el 2012. Joiner le da crédito a la encargada de su caso por ayudarlo en el proceso de obtener una vivienda para veteranos sin hogar. "Yo dependo de ella más que de mi familia", dijo. Los encargados en el terreno como estos, especialmente los localizadores de viviendas, desempeñaron un papel importante en la campaña de 2014 para acabar el problema de veteranos sin hogar. Fotografía de Laura McKnight.

Para proporcionar viviendas suficientes, la campaña tuvo que utilizar temporalmente una gran parte de los recursos de vivienda que no estaban destinados específicamente para los veteranos. Estos incluyeron 200 cupones otorgados por la Autoridad de Vivienda de Nueva Orleans. Durante la campaña, el programa Continuum of Care otorgó la mayor parte de sus espacios de vivienda de apoyo permanente a veteranos sin hogar.

“No será necesario hacer esto con mucha frecuencia al llegar al cero funcional, pero es lo que se debe hacer para llegar ahí”, afirmó Kegel.

Los líderes de la región también trabajaron con los administradores federales para combinar los servicios de vivienda de la VA y el programa Continuum of Care a fin de ayudar mejor a cada veterano.

Con algunos ajustes, los programas de corto plazo para veteranos sin hogar, como el programa de Servicios de Apoyo para las Familias de Veteranos (Supportive Services for Veterans Families – SSVF), pueden servir como puentes hacia la vivienda permanente para los veteranos necesitados.

Por ejemplo, Oldstein se mudó a su departamento en julio con ayuda del programa SSVF, mientras esperaba su cupón de vivienda permanente.

¿Quiénes son los veteranos sin hogar?

En Nueva Orleans, los veteranos sin hogar solían ser personas de edad más avanzada y menos saludables que el resto de la población indigente. También habían pasado más tiempo sin hogar que el resto de la población indigente en general. De las personas que recibieron una vivienda durante el “desafío para erradicar la falta de hogar entre los veteranos” propuesto por el alcalde:

• El 90% eran hombres y el 10% eran mujeres.

• El 61% eran afroamericanos, el 35% eran caucásicos y el 2% eran hispanos/latinos.

• El 43% tenían entre 40 y 50 años, y el 25% tenían 60 años o más.

• El 50% de ellos recibieron un alta honorable del ejército, mientras que el 48% recibieron un alta general o de otro tipo, y el 2% recibieron un alta deshonrosa.

• Al menos el 75% de ellos tenían algún tipo de discapacidad.

• El 59% estuvieron sin un hogar durante un año o más, y al menos el 53% de ellos cumplían con la definición general de falta de hogar crónica (una persona con una discapacidad mental o física que vive en las calles o en refugios de emergencia durante más de un año). A nivel nacional, alrededor del 15% de la población indigente general cumple la definición de falta de hogar crónica.

• El 52% vivían en las calles, en edificios abandonados o en otros sitios no diseñados para la vivienda, mientras que el 48% vivían en refugios de emergencia.

Un modelo para otras ciudades

Aunque fue muy difícil erradicar la falta de hogar entre los veteranos, Kegel afirma que se siente mucho más orgullosa del hecho de que el esfuerzo colaborativo de Nueva Orleans haya logrado mantener el “cero funcional” durante casi cinco años.

El programa Continuum of Care, aún dirigido por UNITY of Greater New Orleans, sigue organizando reuniones directivas mensuales y haciendo campañas en las calles con miembros del ejército, además de coordinarse con la VA para garantizar que los antiguos militares reciban su estado de veteranos rápidamente. El director de investigación de UNITY continúa actualizando con frecuencia la lista maestra de veteranos sin hogar, y el Grupo de Navegantes de Veteranos sin Hogar se reúne cada semana para ayudar a los veteranos a conseguir vivienda.

Los veteranos afirman que sus gerentes de caso, proporcionados por la VA y otras organizaciones, han desempeñado un papel esencial en sus vidas.

Tim Cortelyou, un habitante de Metairie de 71 años que participó durante más de un año en la Guerra de Vietnam con el ejército de los Estados Unidos, describe a su gerente de caso como “un enviado de Dios” que lo ayudó a mudarse a un departamento en enero de este año.

“Nunca había estado tan feliz, de verdad”, afirmó Cortelyou.

Joiner dijo que su gerente de caso desempeñó un papel esencial para ayudarlo a obtener su departamento en 2012.

“Dependo de ella más que de mi familia”, dijo Joiner.

Oldstein le pide consejos a Eugene con frecuencia y tiene su teléfono escrito en una nota pegada al refrigerador.

“Es uno de mis clientes favoritos porque he visto su proceso desde el principio”, dijo Eugene.

Oldstein recordó uno de sus peores momentos en las calles, cuando se ensució al hacer sus necesidades y no podía cambiarse ni lavar su ropa.

Su experiencia enfatiza la propuesta de la primera dama Michelle Obama, que habla de considerar la vivienda de los veteranos como un asunto moral.

“Es nuestro deber, y nuestro privilegio, ofrecerles una vivienda”, afirmó Kegel.

Además, Kegel afirmó que la creación de un sistema para dar vivienda a los veteranos también puede beneficiar a otros subgrupos de indigentes, como las familias sin hogar y las personas que padecen una falta de hogar crónica.

“Es nuestro deber, y nuestro privilegio, ofrecerles una vivienda”.

— Martha Kegel, directora ejecutiva de UNITY of Greater New Orleans

Otras ciudades y comunidades se han inspirado en el éxito de Nueva Orleans, y muchas organizaciones de diferentes partes del país se han comunicado con Kegel para pedirle consejos.

Robert Pulster, coordinador regional del Equipo Nacional de Iniciativas del Consejo Interagencias para la Falta de Hogar en los Estados Unidos (USICH), afirmó que el USICH ha destacado el trabajo de Nueva Orleans como un modelo para las demás regiones.

Johnston, quien supervisó los programas para personas sin hogar de HUD durante alrededor de 30 años, ahora dirige una empresa de consultoría que ayuda a diferentes ciudades del país a erradicar la falta de hogar entre los veteranos y la falta de hogar crónica. “Al asesorar a otras ciudades, utilizo el ejemplo de Nueva Orleans con mucha frecuencia”, afirmó.

La falta de hogar entre los veteranos de los Estados Unidos se ha reducido a la mitad desde 2010, pues casi 80 comunidades han cumplido con la definición de “erradicación de la falta de hogar entre los veteranos” propuesta por el Consejo Interagencias para la Falta de Hogar en los Estados Unidos. Según Johnston, las ciudades ahora se están enfocando en otros subgrupos de indigentes.

Johnston también afirmó que las comunidades normalmente comienzan por erradicar la falta de hogar entre los veteranos, utilizan los recursos de la VA para impulsar sus esfuerzos, y después utilizan su experiencia al erradicar la falta de hogar entre los veteranos para erradicar la falta de hogar entre otros grupos vulnerables.

Por su parte, el programa Continuum of Care de Nueva Orleans se está enfocando en otras poblaciones de indigentes, como las personas que padecen falta de hogar crónica y las familias sin hogar (con niños menores de edad).

En mayo de 2016, UNITY y sus socios alcanzaron un objetivo importante para erradicar la falta de hogar entre las familias: el área de Nueva Orleans se convirtió en la primera comunidad donde se registró una reducción del tiempo promedio que las familias con niños pasan sin hogar a 41 días o menos. El estándar federal es de 45 días, según Kegel.

“Entonces, hasta donde sabemos, también somos la primera comunidad que supera esa cifra”, afirmó Kegel.

CÓMO PUEDES AYUDAR

Ayuda a proporcionar lo esencial de la vida a nuestros veteranos, o conecta con un programa de contratación de veteranos.

CifraS

227: número de veteranos que vivían en las calles o en refugios de emergencia y que recibieron una vivienda permanente durante el desafío del alcalde de Nueva Orleans, que se llevó a cabo de finales de julio de 2014 al 2 de enero de 2015.

9: número de veteranos que rechazaron rotundamente una vivienda durante el desafío del alcalde. Estos veteranos se transfirieron a la iniciativa del “cero funcional”, en la que los trabajadores sociales continuaron presentándoles ofertas de vivienda.

5: número de estos veteranos que han aceptado una vivienda desde entonces.

563: número de veteranos sin hogar colocados en viviendas permanentes desde enero de 2015. Esto incluye a 243 veteranos que ya no forman parte del programa porque ya no necesitan que se administre su caso, ya no necesitan el cupón, se mudaron a otra región o se dieron de baja del programa.

252: número de ocasiones en que los trabajadores de Nueva Orleans se comunicaron con un veterano antes de que decidiera mudarse a una vivienda.

Más de 90: porcentaje de personas que recibieron una vivienda durante la campaña y aún conservan sus cupones de HUD/VASH y su vivienda, o que se han graduado exitosamente del programa.

Aquí puedes ver la versión original en inglés de este artículo

Author Laura McKnight

Laura
McKnight

DEC 2, 2019

Laura McKnight de Thibodaux, La., ha cubierto temas desde huracanes importantes y pérdida de tierras costeras hasta cacerías de caimanes y la vida nocturna de Nueva Orleans.

CONTINUAR LA SERIE

Presentado por Microsoft News en asociación con Spotlight on Poverty and Opportunity